El sentido de viajar

Desde pequeña siempre quise recorrer el mundo y viajar. Cuando este deseo se hizo consciente surgió la pregunta

¿Por qué siento la necesidad de viajar? según mi edad, estado de ánimo etapa de la vida han surgido distintas respuestas.

Durante mi infancia y adolescencia tuve dos hipótesis: la primera, porque crecí escuchando a mi padre y las historias de sus viajes y la segunda, porque me iba mal en historia y geografía.

A raíz de eso y como siempre mi estilo de aprendizaje ha sido visual y kinestésico surgió esa curiosidad de conocer todos esos lugares y culturas de forma empírica.

Cabo Polonio, Uruguay

Luego a medida que iba creciendo hubo etapas en las que necesitaba viajar para desconectar o buscar mi paz interior y otras que era por todo lo contrario para conectarme y nutrirme de colores, aromas, ruidos, fiesta y urbe.

En ocasiones y gracias al acceso a internet que he tenido durante mi vida más adulta (ya que no crecí con ella, era un lujo) leo a viajeros (viajeros latinos ya que no hablo inglés), foros, etc que incluso critican la forma de viajar de algunas personas y me pregunto ¿quiénes somos para criticar lo que llena o les hace bien a otros? “hay tantos sueños distintos, como personas en el mundo y ninguno menos válido que otro”.

Volviendo a lo de las criticas éstas van desde que si viajas a un todo incluido, que si pagas tour, que es mejor hacerlo por cuenta propia, que mejor que quedarse con gente local o visitar lugares alejados o lo contrario grandes ciudades o tantas reglas que quien sabe quién las impuso como que debes sacar fotos a los paisajes sin ti “ja, ja, ja”.

Palacio Legislativo, Montevideo, Uruguay

En lo personal creo que cada uno viaja según sus intereses, sus posibilidades económicas y otros factores que pueden intervenir, como el poder adquisitivo de cada viajero, pero no por eso su viaje deja de ser menos válido, entretenido o interesante.

Además, no podemos olvidar que aun para muchos viajar es un lujo, como es la salud y educación en todavía muchos países latinos, cosa que por cierto no debería ser así ya que no hay aprendizaje más significativo que el que se palpa, se respira y vive.

Retomando ¿por qué criticamos como viajan los otros? ¿Qué buscan los “otros” al viajar o vivir en su viaje?

Creo que lo hacemos, porque estamos insertos en una sociedad que aún sigue buscando validar su vida invalidando la del otro. 

Humildemente creo que en vez de creernos dueños de la verdad y en este caso “dueños” de la receta del viaje perfecto deberíamos tanto escribir como leer sin olvidar que “leyendo se aprende, leyendo se disfruta”, por lo que debemos buscar que puedo aprender del viaje de ese otro para tener en cuenta en la experiencia propia, pero no por eso hacerla manual.

Isla de la plata, Ecuador

En resumen y ya estando casi en la mitad de mi viaje llamado “vida” puedo decir que lo hago para poder entender el presente, como me dijo un colega “uno estudia el pasado para entender el presente”.

Llevando esta frase a mi vida viajo para poder palpar esa historia leída, para poder entender los cambios en la actualidad sean buenos o malos, para visitar lugares en los que estuvo mi padre que ya partió o simplemente para disfrutar.

Y ya despidiéndome no puedo olvidar que el ser humano es nómada por naturaleza desde sus orígenes y quizás esa respuesta que busco es más simple.

¿Y tú por qué viajas???

Los leo!!

Elke Springer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *