Los 6 Imperdibles platos navideños de Hungría

Los húngaros son famosos en todo el mundo por su amor a la buena comida, y Navidad tampoco es la excepción. Los platos navideños de Hungría están determinados por sus tradiciones, en la cultura campesina casi todos los alimentos traían consigo un misterioso significado.

La población húngara se aferra fuertemente a sus viejas costumbres, tanto es así que, durante las festividades, los diferentes platos tradicionales se sirven a cada minuto, ya sea, en sus propias casas como también en los cientos de restaurantes que ofrecen un amplio menú de su comida típica, ideal para deleitar el paladar de sus visitantes que vienen en masa a disfrutar de sus mejores platos navideños.

Veamos qué comida dorada preparamos los húngaros durante las fiestas.

¡Asegúrate de haber hecho mucho!

La Navidad es una de las pocas fiestas que estamos seguros de pasar con nuestros seres queridos,
llueva o haga sol. Podemos estar seguros de que veremos a ese pariente perdido de Cerdeña. Por tanto, la primera y más importante regla es que: la cantidad importa!!

1. Ostya; Obleas con todo tipo de productos de la tierra

Una tradición antigua, se creía que la miel endulzaba la vida, por lo que hasta el día de hoy, el primer plato de la cena de Navidad en muchos lugares es ajo mojado en miel, nueces y obleas aromatizados con miel.

Quien comía miel podía sentirse protegido contra las enfermedades de garganta durante todo el año.

El cabeza de familia cortaba una manzana en tantos trozos como comensales había en la mesa,  rodeaba la mesa: cada uno recibía un trozo para que la familia fuera tan redonda y cohesionada como redonda es la manzana. La manzana también se utilizaba para evocar la belleza y la salud, y para alejar el mal.

El ajo simbolizaba la vitalidad.

Si empiezas la Nochebuena con todas estas delicias envueltas en barquillos, entonces estás actuando con un gran sentido de respeto a la tradición de los platos navideños de Hungría.

2. Fish soup o sopa de pescado

En Hungría, la Navidad casi no es Navidad sin sopa de pescado o pescado frito. El pescado es parte integrante del menú navideño.

Además posee un doble significado: por un lado, tiene un contenido cristiano, ya que cuando Jesús hizo a los apóstoles pescadores de hombres, el pez se convirtió también en un símbolo de la persona convertida y bautizada;

Y por otro lado, la sopa de pescado navideña también se encuentra en la tradición popular. Se creía que el pescado, que se movía rápidamente, animaba a la familia en torno a la mesa festiva y que sus escamas prometían abundancia a los habitantes de la casa para el siguiente año.

La sopa de pescado es tan especial que está incluida en la lista de productos húngaros como uno de los símbolos de la identidad húngara. Esto significa que debe ser lo primero que pruebe en su visita a Hungría durante navidad.

3. Töltött Káposzta o Col rellena; Tantas casas como tradiciones

La col rellena es uno de los platos húngaros más conocidos y apreciados. Sin embargo, cuando busca una receta de col rellena, se encuentra en una situación difícil. ¿A qué tipo de col rellena se refiere exactamente?

Después de todo, no sólo hay tantas casas como tradiciones, sino que también la preparación de la col rellena es muy diferente de una región a otra.

Una de las recetas más deliciosas y tradicionales es la que se prepara con chucrut. Las carnes ahumadas hacen que el plato sea completo y auténticamente húngaro.

En Debrecen y sus alrededores, por ejemplo, se condimenta con eneldo, en la zona de Székesfehérvár, muy simplemente hacen sólo albóndigas – así que la col no está rellena en realidad, sólo de nombre.

Quizá lo más extraño para el lector medio -por supuesto, que no proceda de Szabolcs o Észak-Borsod- es la llamada col rellena Szabolcsi, es un plato muy interesante que se prepara con col dulce, se cuece y se sirve con salsa de tomate.

Otra de las variaciones es La col rellena Szabolcs, puede ser bastante interesante al comienzo, si no se está acostumbrado a ella. Pero es igual de deliciosa, y una de sus especialidades es que en realidad es un plato completamente diferente, los sabores son tan diferentes que en el caso de la tradicional col rellena.

4. Bejgli o Bagel; Una rosquilla que no se agrieta no tiene suficiente relleno

El pastel de Navidad indispensable es el bagel, para nosotros sería como un tipo de rosquilla, que llegó a Hungría gracias a los austriacos. Su nombre también es de origen alemán y hace referencia a su original – doblado, forma de herradura.

Al principio, era un pastel para las fiestas familiares, luego sustituyó gradualmente al tradicional pastel de Navidad de la época de la Reforma.

Las nueces y las semillas de amapola desempeñan un papel fundamental en el relleno del roscón: estas últimas simbolizan la abundancia.

Para las mujeres de la familia, hacer bagels es casi un deporte y su lucha por no romperlas se ha mantenido durante generaciones.

Es una buena excusa por la que se estresa en vacaciones y por la que discutes con tu marido tanto como un árbol de Navidad mal tallado.

Quizá para reducir el estrés, o quizá como forma de calmarse, pero el dicho es que: Si un bagel no se rompe, es que no tiene suficiente relleno.

5. Mákosguba o bobajka

Mákosguba o bobajka es un dulce típico húngaro, pero una de sus versiones es también conocida en la mitad oriental de Alemania y Polonia.

Originalmente era un plato navideño tradicionalmente servido durante la Cuaresma, antes de Navidad o el Viernes Santo, como parte de un menú sin carne ni grasa.

Además, se horneaban en la creencia de que la amapola de muchos ojos -similar a las lentejas- trae buena suerte y dinero en el nuevo año.

A principios de siglo, aún se cocían en la caldera, junto a los panes, luego eran cocidos al horno y en una bandeja. Hoy en día se preparan sin cocer. Es un plato que define la mesa de casi todas las familias húngaras en Navidad, pero se ha vuelto tan popular que se prepara durante todo el año.

6. Mézeskalács; La tentación de la miel

En la mayoría de las familias, el olor a pan de jengibre que recorre la cocina forma parte de los preparativos navideños tanto como la decoración del árbol de Navidad. Este pastel es uno de los dulces tradicionales de las fiestas navideñas.

La historia del pan de jengibre proviene de hace mucho tiempo. Según los hallazgos, data de los primeros siglos después del comienzo de nuestra era, incluso los romanos hacían pan de especias. En Hungría se menciona el pan de especias por primera vez en el siglo XIV, pero según algunos investigadores, los conquistadores húngaros ya elaboraban y consumían miel.

En muchas familias, es impensable preparar la Navidad sin hornear pan de jengibre. Niños y
y adultos se apresuran juntos en la cocina e idean formas y adornos cada vez más y más bonitos.

Las galletas de jengibre terminadas no sólo son deliciosas y bonitas decoraciones (adornos para el árbol de Navidad), sino que también vienen llenas de un agradable aroma y ayudan a crear un acogedor ambiente navideño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *