Un viaje a nuestro interior

Para cada uno de nosotros viajar representa algo diferente, mientras algunos nos sentimos más atraído por conocer culturas, hay otros que prefieren conocer su gente.

Por supuesto que hay una conexión entre ambos, pero seguro que viajar es la única cosa en el mundo que puedes hacerlo a tu manera.

No importa la forma que elijas, sino cómo te afecta en lo personal esta experiencia como ser humano.

Creo que un viaje te ayuda a entenderte de mejor forma: tus emociones, tus sentimientos, tu conexión con otras personas y con la naturaleza. 

Lo que vas a aprender o mejorar durante el viaje es especial y todo el mundo debería pensarlo más profundamente.

Durante los viajes cambiamos, creamos nuestras propias personalidades, las que provienen de la conexión con otras personas y diferentes culturas.

5 aspectos que desarrollas cuando viajas

1.- Comunicación

Lo primero es, por supuesto, la comunicación con la gente y con uno mismo. Esta característica pasa del nivel 3 al nivel 9, diría yo. Eres más abierto, más curioso y más confiado.

Lo bonito de viajar es conocer a nuevos e increíbles amigos que son tan diferentes a ti en todos los aspectos de su vida, pero tan parecidos espiritualmente. Construyes relaciones no sólo con los demás, sino también contigo mismo.

2.- Autoconexión

Puedes entender más tus sentimientos, tus comportamientos y tus emociones. Lo importante es que tienes menos miedo de salir de tu zona de confort.

Tienes esa sensación de comodidad a la hora de tomar decisiones y de atreverte a hacer algo – incluso si es algo no muy lógico.

En tu espíritu está que te arrepentirás más de las cosas que no hiciste que de las que hiciste. Así que definitivamente un poco de coraje va en tu sangre.

3.- Adaptación

Durante un viaje tus habilidades de adaptación también aumentan, esto debido a las situaciones inconsistentes, las diferentes culturas y personalidades.

Tienes que ser flexible y abierto. Hay que reaccionar rápidamente y con confianza.

4.- Organización

Esto nos lleva a otra parte importante sobre la toma de compromisos y el trabajo en equipo. No importa si es a nivel personal o profesional.

Las experiencias que tienes durante el viaje te ayudan a organizarte mejor y también a trabajar en equipo.

5.- Humildad

A partir del punto anterior,  destacamos lo importante que es ser humilde y bajar un poco el control en algunas situaciones. A veces no se puede controlar todo. Hay que afrontar el cambio de planes. 

Por supuesto, puedes enfadarte, pero ¿para qué? A veces es mejor dejarlo pasar. Recuerda que todo sucede por una razón, de vez en cuando hay que buscarla un poco más.

Yo diría que, lo que aprendes y mejoras durante los viajes en tu interior, te ayuda a tener una personalidad más fuerte, con un alma más sensible, con la comprensión del mundo de una mejor manera y con la aceptación de la diferencia.

Definitivamente, viajar abre la mente, así que no lo pienses más y hazlo!

Kinga.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.